Main Page Sitemap

Casada busca amante joven





Qué perfume de oro y de agua limpia y pura brotaba de tus párpados?
Sus encuentros amorosos se sujetarán a lugares fuera lejanos de la ciudad.
Recuerdo la emoción de tu venida y, luego, nada más.He visto una película que ha terminado apenas hace un siglo.De día, ellas se alejan en las naves del sueño y ellos dictan las leyes, solemnes y sombríos.La mujer que se envuelve en una relación con un hombre casado sabe lo que le espera.Y que la negra muerte te quite lo bailado.Sentimientos auto destructivos, cuando una mujer está chico vestirse de mujer busca amigo bilbao sola y triste y busca satisfacer su soledad por medio de una relación con un hombre casado, el solo objeto de sentirse usada por aquel hombre para obtener unos momentos de excitación y placer usándola como un objeto.Llevo toda la tarde sumergido en ese olor de fiesta y de coraje.Tendrán que conformarse con los momentos que le sobren al hombre para estar con ella y no podrán reclamar sobre fechas importantes en las que su amante no puede estar con ella.Para ellos el tener una relación con una mujer casada, significa la culminación de sus experiencias de su adolescencia tardía, la cual todavía la necesitan saborear y que no pueden satisfacerla en el ambiente de hogar con su esposa e hijos.Trepaban a la cama y luego, entre las sábanas, me anunciaban el día con sutiles caricias.Cómo, al fin, me derrotas y me sepultas, también a mí, en la tumba sin flores del olvido, donde mis huesos no conozcan la senda de tu cobardía.
Bajo un cálido sueño masculino me olvido.
Para siempre (o eso creía entonces).Cada vez que te hablo, otras palabras hablan por mí, como si ya no hubiese nada mío en el mundo, nada mío en el agotamiento interminable de amarte y de sentirme desamado.El mensajero a fernando González de Canales -No lo revelaré.Tenía tanto miedo que no supe decirles que te habías marchado.La puerta se cerró.Los gigantes de hielo Han vuelto los Gigantes de Hielo a visitarme.Los dedos de la aurora Entraban en mi alcoba sin llamar a la puerta, deshojando en el aire la flor de su perfume.





Muerto o vivo, si quieres más dinero, date una vuelta por la lencería y salpica tu piel de seda oscura.
Sobre el silencio extiende su brasa el ojo.
En los muros hay desgarraduras viejas.

[L_RANDNUM-10-999]
Sitemap