Main Page Sitemap

Buscador de mujeres solteras en venezuela


En ocasiones, deberán explicar incluso qué significa morir.
Los atentados del 11 de septiembre han dejado huérfanos a miles de niños.
'Sólo espero que se respete el deseo de la madre afirma Maureen Niciu, amiga de ésta.
En el atentado murieron más hombres que mujeres.La situación no tiene precedentes en.Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de septiembre de 2001.Nadie duda de que el número de niños que han perdido al padre o a la madre como consecuencia de los atentados será incluso superior al de desaparecidos.En consecuencia, explica Luis Espinoza -cuya mujer, de 29 años, es una de los desapa-recidos-, los niños siguen manteniendo la esperanza.Ni siquiera sirve como tal la expansión del sida, que ha provocado la muerte prematura de miles de padres, aunque a lo largo de muchos años.'Incluso los profesionales más experimentados están todavía tratando de comprender cómo van a reaccionar los niños ante una tragedia así añade.Minerva Mentor-Portillo es una de las nuevas viudas que están empezando a afrontar cómo hacer crecer sola a sus dos hijos, de 5 y 7 años, con la ayuda de un contacto sexual sin proteccion equipo de psicólogos.
MÁS informaciÓN 'Nunca antes habíamos tenido que hacer frente a un problema de esta magnitud afirma Ruth Kreitzman, una trabajadora social del Consejo Judío de Servicios para la Familia y los Niños, una de las principales organizaciones de EE UU que trabajan con niños desamparados.Muchas familias deben hacer frente a una nueva situación, que en ocasiones conlleva delicadas negociaciones para decidir quién se hará cargo del niño.El reverendo católico Jim Cunningham acompañó a Tara Stackpole cuando ésta contó a sus cinco hijos que se había recuperado el cuerpo de su padre.No hay recuento oficial sobre el número de niños que perdieron a su padre o a su madre como consecuencia de las acciones terroristas, pero muchos de los.000 desaparecidos eran jóvenes con más de un hijo.En esta ocasión, miles de niños perdieron a sus padres en sólo una hora y la mayoría de cuerpos probablemente no serán nunca recuperados.

Los familiares se plantean cómo y cuándo deben decir a los niños que los padres no están desaparecidos, sino que están muertos.
Muchos de los 350 bomberos fallecidos durante el rescate tenían más de cuatro hijos y uno incluso.


[L_RANDNUM-10-999]
Sitemap